25/7/11

Despierta Sònia...

-¿Porque muchas veces no nos queremos como realmente somos?
¿Por miedo a que no seamos como los demás…?

¿Por miedo a que nos comparen con otras personas mejores?
¿Por acabar siempre queriendo imitar…?

-¡Sònia! ¡Abre los ojos! ¿Por qué te siente tan frustrada? ¿¡De qué tienes miedo!? ¿¡De que!?
Es verdad que la adolescencia y el amor es difícil, pero nunca tienes que dejarte manipular ni mucho menos por esto... Dices siempre cosas tan deprimentes…
Dices cosas que no te hacen ningún bien, al contrario, te va haciendo más daño por dentro…Dices cosas que no vienen al caso.
Cosas que realmente no tendrías que tener en tu cabeza..esas cosas, hacen que les des miles y miles de vueltas…
¡Sònia, por favor reacciona de una vez por todas!

-¿Cómo quieres que reaccione? Si dejo todos mis problemas de lado... ¿Cómo sé lo que pasará dentro de unos años, si no los soluciono todos los problemas que tengo ahora en mi cabeza…? Porque vale..EL QUE NO ES FUERTE NO VIVE, lo se...pero... ¿Tanto necesito ser fuerte?


¡Sònia! ¡Tú no eres así, y lo sabes!
Dónde está esa chica alegre, segura de sí misma, esa chica cabezota, que siempre acababa consiguiendo todo lo que se propone...esa chica que siempre nos saca una enorme sonrisa! dime a dónde se fue… ¡Quiero que vuelva!


-Está aquí..en este cuerpo que cada día pierde su personalidad, que ya no sabe que personas le quieren y cuáles ya no…este ser que necesita certeza…este ser que necesita apoyo.

¡Tú vives de cada hecho de tu vida, también debes aprender a confiar en ti misma!


-¿Confiar? ¿Con todo ese daño que tengo encerrado dentro de mí?
¿Con ese “por que” , que nunca pude preguntar? ¿Con todo eso que desearía poder sacarlo, pero me cuesta? Quiero vivir la vida, antes que la vida me viva a mi…quiero poder ser fuerte. No quiero derramar ninguna lágrima mas, ya no!


Muy bien así se habla, despierta Sònia, despierta de una vez, y se la Sònia de antes.

2 comentarios:

Sora dijo...

Muchas veces me he sentido de esa forma, creo que es algo inevitable que pensemos de esa manera en los malos momentos.

Me ha gustado el relato.

¡Besos!

Hikari dijo...

Todos nos hemos hundido alguna vez en nuestra propia miseria. Es importante saber a que o a quien aferrarse para continuar :)